miércoles, 27 de agosto de 2014

La decoración en los edificios musulmanes

Podemos afirmar que la arquitectura musulmana mas que una forma concreta de construir tiene una forma de decorar, cuyas variaciones son mínimas a lo largo de los años en los que existe una presencia musulmana en España. Lo único que podremos a veces distinguir es si un edificio cuenta con más o menos decoración,pero el tipo utilizado será siempre el mismo.
Motivos de Sebka en la Giralda. Sevilla
Por tanto existen una características comunes a la mayoría de edificios musulmanes que son de las que nos vamos a ocupar en este pequeño resumen. Vamos con ellas
Una de las principales características es el "horror vacui" es decir el miedo al vacío, de manera que no se deja parte alguna sin decorar con algunos de los motivos que vamos a citar a continuación. Un buen ejemplo de ello puede ser el Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla, donde toda la sala se encuentra plagada de diferentes motivos.
Los musulmanes utilizan la decoración vegetal, imitando hojas y plantas, flores y hojas de acanto, tratando con ello de acercarse a Dios pero nunca de copiar las formas por Él creadas, por lo cual la mayoría de motivos vegetales aparecen estilizados.
Los musulmanes utilizan formas geométricas, de todo tipo, pero especialmente el rombo, que se denomina técnicamente el motivo de sebka, que encontramos en multitud de edificios, por poner un ejemplo muy conocido lo vemos en la decoración exterior de la Giralda de Sevilla.
Los muslmanes utilizan textos para decorar sus fachadas e interiores del edificio. Normalmente son textos del Koran que aluden a la grandeza de Ala y cuestiones similares. El tipo de letra más elegante que se utilizaba para decorar recibe el nombre de Cúfica y tiene su origen en la zona de Irán, de allí es de donde se copiaban estas formas para componer las frases.
También tenemos que citar la presencia de todo tipo de arcos, ciegos en su mayoría, que no cumplen ninguna función para sujetar alguna parte del edificio, sino que en múltiples formas decoran muros y fachadas. Serán arcos de herradura, lobulados, angrelados, entrezruzados, los tenemos de todo tipo en los edificios musulmanes.
Por último debemos aclarar una cosa, siempre se ha dicho que los musulmanes no pueden decorar con figuras humanas ni con figuras animales, no es del todo cierto, este tipo de representaciones no se encuentran en los edificios religiosos y en los objetos de culto, pero pueden existir en construcciones de tipo civil.
Quizás el agua y la vegetación sean partes tan importantes como las que acabamos de citar en los edificios musulmanes, ya que forman un todo junto a la arquitectura en este tipo de construcciones.

Decoración textos Corán. Palacio Generalife



domingo, 24 de agosto de 2014

La Catedral gótica de Leon

La catedral de León es una de las tres catedrales del gótico clásico en España junto a las de Burgos y Toledo, todas ellas realizadas en el siglo XIII. Quizás es la que mejor representa el espíritu francés del movimiento, en concreto la catedral de Reims que es su fuente de inspiración para la construcción.
Planta Catedral León
Las obras debieron iniciarse en el año 1255 cuando el obispo de la ciudad era Martín Fernández. En la obra participó uno de los maestros que había trabajado en la catedral de Burgos, de nombre Enrique, siendo sustituido por Juan Pérez.
La planta nos presenta un edificio de tres naves cubiertas todas ellas con bóveda de crucería. Tiene un amplio pórtico a los pies y tambien es amplio el crucero, que destaca sobre las naves prologándose hasta los ábsides de la cabecera. De las naves laterales parte una girola que nos da acceso a los cinco ábsides poligonales que rematan el templo. El coro, como es costumbre en todas las catedrales españolas, se sitúa en el centro de la iglesia impidiendo la visión del altar mayor desde los pies de la misma. A los pies se aprecia el hueco de las tres portadas que coinciden con cada una de las naves.
Al interior la iglesia mantiene el esquema típico del gótico, es decir la nave central se separa de las laterales por medio de arcos apuntados. Existe gran diferencia de altura entre la nave central y las laterales por lo que encima de los arcos apuntados tenemos un triforio y después un amplio cuerpo de ventanas que se cubre con vidrieras, que son las que aportan luz al interior de la catedral. 
Tenemos que meternos en la cabeza de una persona del siglo XIII que visita un monumento de este tipo. Imaginemos que es un día soleado de final de primavera, por la mañana, cuando el sol está casi en lo alto luce en todo su esplendor, iluminando los rosetones que encontramos a los pies y en los lados del crucero y esos grandes ventanales cubiertos por vidrieras que también encontramos en el interior del triforio. Las luces de colores apuntan al interior de la catedral creando una combinación de rojos, amarillos, azules, verdes. Podriamos comparar este juego de luces al que tenemos en el interior de una discoteca. De manera que la persona que entra en la catedral y lo ve se muestra muy sorprendida por ese efecto y esa multitud de colores que se aprecian en las diferentes naves.
La diferencia de altura entre la nave central y las laterales es mucho mayor en León que en catedrales como Burgos o Toledo, con lo que este efecto que producen los colores de las vidrieras se aprecia mucho mejor en esta ciudad que en las otras.

Interior de la Catedral gótica de León
Vidrieras de la cabecera en la Catedral de León

domingo, 17 de agosto de 2014

Características del Románico de transición al gótico

Lo primero que debemos hacer es situarnos cronológicamente ya que la arquitectura románica tiene tres fases. El primer románico, el románico pleno y por último el románico de transición al gótico. La primera fase deberíamos situarla en torno año 1000, la segunda fase desde el año 1075 al 1150 y esta última fase va desde 1150 al 1200 donde veremos el nacimiento del arte gótico en España.
En este blog hemos estudiado las principales características de la arquitectura románica, refiriéndonos principalmente al románico pleno y a muchas de las iglesias situadas en el Camino de Santiago.
Planta Catedral de Zamora
Por tanto el románico de transición mantiene características del románico pleno pero comienza a adaptarlas a los nuevos gustos que llegan de Francia y que darán origen al arte gótico.
En España esta arquitectura esta representada por los conocidos como cimborrios del Duero, es decir las catedrales de Zamora y Salamanca y la Colegiata de Toro. Los tres edificios cuentan con una imponente cúpula que da nombre a la zona como podemos ver, son cúpulas de influencia musulmana o por lo menos oriental, ya que encontramos ejemplos similares en Turquía. Todas se encuentran apoyada en pechinas que nos conducen a cuatro grandes pilares que ayudan a sostener el vasto peso de la piedra y sus formas estrelladas.
Por otro lado, si veíamos que en el románico pleno el arco que se usaba era el de medio punto, durante este periodo de transición comienzan a usar el arco apuntado, no será un arco tan apuntado como en las catedrales góticas sino que tiene la tendencia apuntada, aunque se diferencia claramente de los arcos de la etapa anterior.
Las bóvedas también cambian, frente a la bóveda de cañón que usaban en el románico pleno, esta será sustituida por bóvedas de crucería o más técnicamente por bóvedas de ojivas para la nave central mientras que en las naves laterales se mantienen las bóvedas que arista. Es curioso como en Salamanca, por ejemplo, la modificación del plan inicial en la nave central, hace que nos estén preparados para sostener el peso de las bóvedas de crucería y eso les obliga a poner unas ménsulas que ayuden a descargar cada uno de los cuatro nervios que compone la bóveda.
Como soporte utilizan el pilar con columnas adosadas. El muro sigue teniendo gran protagonismo, aunque estas iglesias se encuentran mas iluminadas de forma natural que en la época anterior.
Por último la planta suele ser de tres naves, con crucero ligeramente marcado y ábside o ábsides exteriores.
Los cimborrios de raíz islámica son muy curiosos ya que la forma exterior y la interior no coinciden, habiendo uno por dentro y otro por fuera, lo cual hace incrementar el peso. Entre ellos se sitúa un pequeño espacio de unos 15 cm que está relleno de guijarros, arena y pequeñas piedras. Tienen un cuerpo de ventanas que aportan luz al interior de la catedral y diferentes decoraciones tanto en los laterales como en la zona central del exterior.

Cimborrio exterior de la Catedral de Zamora

domingo, 10 de agosto de 2014

¿Que es un arco fajon y cuando se usa en arquitectura?

El arco fajón es uno de los elementos estructurales mas usados sobre todo en el periodo románico para la arquitectura de sus edificios, aunque no es original de esta época, ya que se usó en etapas anteriores, pero si es cierto que lo encontramos con frecuencia en este tipo de manifestaciones arquitectónicas.
El arco fajón forma parte de la bóveda de cañón y es que el románico tienen mucho miedo de que ese cubrimiento de piedra se venga abajo y lo que hacen es reforzarlo con este tipo de arcos, que ayuda a lo muros a liberar el gran peso de la bóveda de cañón y a evitar grietas en la bóveda que pudieran hacer que finalmente se viniera abajo. 
Lo que hace este tipo de arco es fortalecer la bóveda, cuando lo observamos desde el suelo da la impresión de que la bóveda de cañon, que se construía gracias a una gran estructura de madera de forma semicircular, esta divida en diferentes tramos, aunque no es cierto porque como decimos es un todo único.
El peso de los arcos fajones es recogido por pilastras o columnas, estas pilastras o columnas a veces llegan hasta el suelo, como sucede en la Catedral de Santiago de Compostela, en otras ocasiones suelen descargar en pilares que en el exterior se encuentran reforzados por contrafuertes, elemento muy común en el exterior de os muros de la arquitectura románica.
También encontramos arcos fajones en los tramos que dividen la bóveda de arista, que suele cubrir las naves laterales de las iglesias románicas, la nave central suele estar cubierta con bóveda de cañón. Una bóveda de arista se forma al cruzar dos bóvedas de cañón, una que va en dirección norte y otra que va en dirección oeste.
En la arquitectura gótica, este tipo de arco se conoce con el nombre de perpiaño y sirve para reforzar bien la bóveda de arista o bien la bóveda más típica del arte gótico que es la bóveda de crucería.


domingo, 3 de agosto de 2014

Iconografía de la Resurrección de Jesucristo

La Resurrección es uno de los temas más representados en la iconografía cristiana, ya que para los católicos es el centro de la vida y la razón de ser de Jesucristo y de su iglesia, la esperanza de una vida futura y la creencia de que, junto a Jesús, todos resucitaremos algún día.
Andrea Mantegna. Resurrección
Es el símbolo de la nueva alianza, no solo para abrir las puertas del cielo, momento que se produce con la bajada de Jesucristo a los infiernos, justo después de su muerte en la Cruz, sino con la nueva promesa de poder gozar del cielo hasta el momento en que se produzca la resurrección de la carne, tal como indica el evangelio.
Según los textos Jesucristo fue enterrado el mismo día de su fallecimiento, debía de ser viernes por la noche cuando expira en la cruz, se produce un descendimiento y se limpia el cuerpo antes de depositarlo en una tumba que pertenecía a José de Arimatea, allí envuelto en un sudario fue colocado su cuerpo.
Pero el Domingo por la mañana cuando unas mujeres se acercaban para colocar unas flores y rezar se encontraron la piedra que tapaba la tumba movida y el sepulcro vacío. Hay que decir que los judíos habían instado a los romanos a colocar unos guardias en la puerta del sepulcro, ya que que ante la amenaza tantas veces repetida de la resurrección, temían que los discípulos robaran en cuerpo y empezaran a pregonar a los cuatro vientos que Jesucristo había resucitado. Estos guardias se quedaron dormidos en el momento en que se produce la vuelta a la vida de Jesús y así se describe y se representa tradicionalmente en las pinturas que tratan el tema.
Pedro Pablo Rubens. Resurrección de Cristo
La forma tradicional de representarlo, ya que es un momento que no está descrito en el evangelio, sino solo el antes y el después, es la figura de Jesucristo que emerge de una tumba, realizada en mármol, como podemos ver en la pintura de Mantegna. Semidesnudo, se cubre con su propio sudario o con una tela, en ocasiones aparece casi desnudo por completo, como ocurre en las representación que realiza El Greco. Muestra su herida del costado, aludiendo al episodio de La Incredulidad de Santo Tomás y porta en sus manos una bandera de color blanco con una cruz roja en el medio. La cruz aparece como símbolo de los cristianos, como elemento aglutinador de la vida cristiana, como antecedente de la muerte de Jesucristo que propicia su resurrección. Es el símbolo del triunfo sobre la muerte, recuerda a la resurrección y promete una nueva venida de Jesucristo.
Como podemos observar, los soldados que realizaban la vigilancia se encuentran dormidos a los pies del sepulcro, ya que, como hemos dicho nadie presenció la escena, aunque otros artistas como Rubens hacen irrumpir a Jesucristo en medio de la soldadería que se muestra sorprendida por todo lo que está ocurriendo y que no se pueden explicar ni impedir. Recordemos que según expresa el propio evangelio María Magdalena no fue capaz de reconocerlo cuando lo vio, tampoco los discípulos de Emaus hasta que no realiza la partición del pan y en alguno de los pasajes dice que su forma es diferente, que ya no es el mismo cuerpo que era antes, sino quizás algo difícil de describir o incomprensible para la mente humana.

domingo, 27 de julio de 2014

La Casa Mila o la Pedrera de Antonio Gaudí

Este bloque de viviendas es una de las casas que construye Gaudí en la principal zona de ensanche de la ciudad, el conocido Paseo de Gracia, fue realizado entre los años 1906-1912. Allí también se sitúa otra de sus obras más conocidas, la Casa Batlló, otro bloque de viviendas que localizamos prácticamente enfrente de la obra que hoy nos ocupa.


Cuando observamos la casa Mila, nos damos cuenta que se cumple una de las características del modernismo, que es la imitación de las formas de la naturaleza. Puestos a comparar podemos decir que la forma ondulada de su fachada y los diferentes tamaños de las ventanas de las casas, todo acompañado del color que tiene la piedra, nos hace pensar en una montaña o una zona de colina con cuevas o huecos de diferentes tamaños, donde vivirían los hombres primitivos, pero en este caso adaptado a una vivienda moderna.
Recordemos que el espacio con el que contaba Gaudí para hacer la obra no era el más adecuado, en parte porque tenía que resolver como componer el edificio en una zona de esquina, pero lo hace perfectamente con este diseño ondulado que como decimos trata de imitar esta forma de colina y cuevas.
Otro de los elementos que son típicos del modernismo es la utilización de nuevos materiales como el hierro, no solamente para los pilares del edificio o para poder elevarlo en altura, como sucede con los rascacielos de Estados Unidos, principalmente en la Escuela de Chicago, que utilizan hierro y acero, sino también para la decoración de la fachada, como podemos observar en los balcones del edificio, que imitando formas de plantas y hojas, estarían realizados en hierro (al igual que ocurría con los de la Casa Batlló) y en diferentes tamaños, ya que tanto las ventanas como los balcones no repiten estructuras sino que parece tener cada uno su propio tamaño y diseño.
Si accedemos a la casa para visitarla, en la azotea encontramos otro de los elementos favoritos del autor, como es el mosaico. La azotea es de perfil sinuoso al igual que la fachada y permite observar algunas de las torres y remates orientales tan del gusto del artista (que el había estudiado por su cuenta mientras realizaba su carrera de arquitecto y que resultan ajenos a la arquitectura española) que incorpora a muchos de sus trabajos.
Como decíamos la Casa Milá ofrece un montón de actividades, no solamente la visita, pero si queremos realizar un recorrido por el interior, observar una de las viviendas con su pertinente distribución, acceder al espacio Gaudí y pasear por la azotea, los precios varían entre los 9€ de los niños entre 7 y 12 años y los 18 euros del adulto, pudiendo adquirirse de forma anticipada en la web de la propia vivienda que os acabamos de facilitar.


miércoles, 23 de julio de 2014

Características de la arquitectura gótica del siglo XV

Este periodo en el cual se prolonga el arte gótico en España lo conocemos también como gótico flamígero o flamenco y tiene su origen en tierras flamencas, es decir el origen se encuentra en los Países Bajos. Habrá diferentes nobles que hagan venir a maestros extranjeros para trabajar en España. Estos nobles obtiene dinero del comercio de la lana y deciden emplear parte de sus beneficios en obras de arte mas al gusto de otras cortes europeas.

Monasterio de San Juan de los Reyes en Toledo. Decoración interior. Juan Guas

Habrá una primera generación de artistas que construyen bajo las pautas extranjeras, pero sus hijos, asentados en España, comienzan a mezclar el estilo flamenco con las obras de raíz hispánica. Ese momento se produce principalmente durante el reinado de los Reyes Católicos, en fechas cercanas al año 1500, edificios engalanados con ornamentación hispano-morisca y que hace que este estilo sea uno de los más originales de España junto con el arte mudéjar. Realmente será la ornamentación lo que le hace original, ya que las estructuras góticas se mantienen.
Los principales elementos característicos de la arquitectura del siglo XV serán: 

  • Fantasía decorativa: muestra de una sociedad atraida por el gusto y el lujo
  • La bóvedas comienzan a jugar con los nervios, con lo que se consigue una variedad tremenda de bóvedas estrelladas, cada cual distinta a la anterior.
  • Se sustituye la piedra por la madera en múltiples ocasiones por influencia musulmana, así es más fácil de trabajar y tallar los artesonados que cubren iglesias y capillas mortuorias.
  • Los arcos son apuntados pero comienzan a complicarse con formas que se retuercen y se entremezclan. Tenemos arcos de tipo escarzano, conopial, mixtilineo, trebolado, angrelado, curvas y contracurvas se combinan en un sinfín de líneas.
  • Los pilares en vez de tener columnas adosadas utilizan finos baquetones que se prolongan a recoger los nervios de la bóveda. Desparece el capitel siendo sustituido por impostas de decoración de hojarasca corrida.
  • En los muros proliferan los escudos como símbolo decorativo y reafirmación de la familia que construye el edificio.
  • La planta de las iglesias y catedrales sigue siendo basilical, pero poco a poco tienden a la planta cuadrada o planta de salón, como ocurre por ejemplo en la Catedral de Sevilla. Si las naves tienden a igualarse, la luz dentro del templo será menor.
  • Habrá una gran proliferación de órdenes mendicantes que construyen sus iglesias y conventos en esta época, se trata de iglesias de una sola nave, con perfecta visibilidad y audición para el predicador.
Bóvedas estrelladas en el crucero de la Catedral de Sevilla